Los cereales con gluten están hechos con Trigo, Avena, Cebada o Centeno. Aportan hidratos de carbono, proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Constituyen un notable aporte de energía en función de su alto contenido de carbohidratos1.

La Enfermedad Celíaca consiste en una intolerancia a las proteínas del gluten (gliadinas, secalinas, hordeínas y, posiblemente, aveninas), esta intolerancia es de carácter permanente, se mantiene a lo largo de toda la vida y se presenta en sujetos genéticamente predispuestos a padecerla2. La frecuencia de la Enfermedad Celíaca ha aumentado consistentemente en el mundo a lo largo de los últimos 10 – 20 años3.

Existe una situación de indefinición con respecto a cuándo, cómo y de qué forma debe introducirse el gluten en la dieta del lactante. Durante años ha prevalecido la recomendación de los pediatras de evitar tanto la introducción precoz, antes de los 4 meses, como la tardía, después de los 7 meses, y de introducir el gluten gradualmente mientras el lactante recibe leche materna; se pretendía con ello reducir el riesgo de enfermedad celiaca, diabetes y alergia al gluten4.

Hoy en día hay una activa discusión acerca del momento más seguro para introducir el gluten y algunos otros alimentos. Estudios publicados recientemente han puesto en duda algunos criterios básicos de la alimentación en pediatría, como el rol protector de la Lactancia Materna o el beneficio de retardar la introducción de ciertos alimentos considerados alergénicos a la dieta del niño. La nueva evidencia sugiere que la edad de introducción del gluten no modificaría el riesgo de desarrollar la Enfermedad Celíaca y que la Lactancia Materna no confiere protección para Enfermedad Celíaca ni para alergia alimentaria3.

Si bien los estudios  aparecidos recientemente acerca de la introducción del gluten en la dieta del lactante,  tampoco las invalidan de manera categórica, dejando claro que la evidencia disponible es aún insuficiente para establecer nuevas recomendaciones. A la fecha, se desconoce la edad óptima de introducción de alimentos potencialmente alergénicos, la forma y cantidad más adecuada de administrarlos, tanto en población general como en niños de riesgo. Mantener la Lactancia Materna exclusiva hasta los 6 meses, por todos los beneficios que conlleva, e iniciar la introducción de sólidos entre los 4 – 6  meses, por los aspectos nutricionales y de desarrollo, parece ser adecuado. La idea de una ventana de protección otorgada por la lactancia materna y los mecanismos por los cuales actuaría constituye una hipótesis atractiva pese a que no todos los estudios la apoyen. Deberemos esperar nuevas evidencias que permitan esclarecer estos temas3.

En general, se ha concluido que la duración de la Lactancia Materna exclusiva y el momento de la introducción de la alimentacion complementaria no se relacionan con la aparición ni de Enfermedad Celíaca ni de alergia alimentaria4.

La introducción de pequeñas  cantidades de gluten en edades tempranas no reduce el riesgo de Enfermedad Celíaca en niños con riesgo genético. Retrasar la introducción del gluten tampoco modifica el riesgo de Enfermedad Celíaca en lactantes con predisposición genética, aunque la introducción tardía podría retrasar la edad de aparición de la enfermedad4.

Ante la falta de estudios recientes, se acepta el mayor riesgo de autoinmunidad asociado a la introducción del gluten antes de los 4 meses de edad en población con predisposición genética.

Al día de hoy, no existe ninguna recomendación de sociedades científicas sobre la cantidad concreta de gluten a introducir.

  1. Mendoza C., Vichido L., Montijo B., Zárate M., Cadena L., Cervantes B., Toro M., Ramírez M. 2017. Actualidades en alimentación complementaria. Acta Pediatr Mexico. DOI: http://dx.doi.org/10.18233/APM38No3pp182-2011390. http://www.scielo.org.mx/pdf/apm/v38n3/2395-8235-apm-38-03-0182.pdf

 

  1. Polanco I., Ribes C. 2010. Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP. Madrid. P. 37. Sacado de la pagina web: https://www.seghnp.org/sites/default/files/2017-05/Protocolos%20SEGHNP.pdf

 

 

  1. Navarro, Araya M., 2016. Inicio de alimentación complementaria y riesgo de enfermedad celíaca y alergia alimentaria. ¿De qué evidencia disponemos?. Rev Chile Nutr Vol. 43, Nº3, p. 315, 318. DOI 10.4067/S0717-75182016000300013

 

  1. Ribes Koninckx; J. Dalmau Serra;  J.M. Moreno Villares; J.J. Diaz Martínd; G. Castillejo de Villasantee y  Polanco Alluef. 2015. La introducción del gluten en la dieta del lactante. Elsevier España, S.L.U. P. 355, Sacado de la pagina web: http://www.drschaer-institute.com/smartedit/documents/_mediacenter/gluten_bebes.pdf

 

Por: Sandra Marcela Suarez Padilla, Ing. de Alimentos

Author sistemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *